13 Noviembre 2016

POR UN RECORTE A LA VIOLENCIA

En Artículos de la Autora

El gobierno porteño reduce la ejecución del presupuesto en programas contra la violencia de género. Trabajadoras de la Dirección General de la Mujer presentan hoy un presupuesto alternativo en el que aumentan el plantel, los insumos y el mantenimiento edilicio.
 
Por Sonia Santoro
Trabajadoras de la Dirección General de la Mujer de la ciudad de Buenos Aires presentarán hoy un presupuesto alternativo al propuesto por el Ejecutivo porteño para el año 2017. Para que el área pueda dar respuesta a las mujeres que viven situaciones de violencia de género de la ciudad, piden aumentar en unas 100 personas la planta de personal, que se incremente la partida de mantenimiento edilicio y las de bienes de uso básicos como heladeras, camas o lavarropas para los hogares y centros de atención.
 
“Construimos un presupuesto que representa las necesidades actuales para poder brindar un servicio de calidad y llegar a más mujeres que hoy denuncian vivir situaciones de violencia y no son asistidas”, explicaron las trabajadoras, quienes con el apoyo del gremio SUTECBA, y de diputados y diputadas de distintos partidos políticos, presentarán su propuesta de presupuesto para el área en el que se desempeñan, hoy a las 18, en el salón Alfonsín de la Legislatura porteña.
 
Esta actividad es más que oportuna porque en estos días se está dando el tratamiento del presupuesto de la Ciudad en la Legislatura porteña. Mañana por la mañana,será el turno de presentar y explicar su propuesta al Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano, del cual depende la DGMuj.
 
“Las políticas de género y de igualdad de oportunidades año tras año vienen perdiendo visibilidad en la agenda pública de gobierno y los programas y subprogramas de la DGMuj vienen descendiendo en prestaciones, y cantidad de personal para prestar servicios”, plantearon. Ante esta preocupación, este año decidieron hacer pública su situación y elaborar el presupuesto que consideran necesario para poder brindar realmente una atención integral a víctimas de violencia y trabajar en la prevención.
 
Los tres ejes básicos de su pedido son:
 
- Aumento en 108 el plantel de trabajadoras, profesionales y no profesionales; lo cual representaría para la ciudad unos 22 millones de pesos.
 
Silvana Temer, delegada de SUTECBA, explica por ejemplo, que ella coordina el Programa Noviazgos Violentos pero no tiene nadie a cargo para llevar adelante esta tarea de prevención en toda la ciudad.
 
La falta de profesionales se da también en zonas críticas como el Centro Integral de la Mujer de Lugano, donde hay una sola abogada para asesorar y patrocinar a las mujeres.
 
También denunciaron que en la atención del 0800 faltan operadoras/as. “Mientras una operadora está atendiendo a una persona por teléfono, ve como pierde dos o tres llamadas que no puede responder. Y sabemos que esa mujer que se animó o tuvo la posibilidad de llamar en ese momento, tal vez no pueda hacerlo más”, contó una de las trabajadoras que prefirió reservar su nombre.
 
- Incrementar la partida de bienes de uso (heladeras, lavarropas, mesas, entre otros bienes básicos). Mientras el gobierno puso en este inciso 150 mil pesos para todo el año 2017, el presupuesto de las trabajadoras plantea que se necesitan más de 3 millones.
 
- Aumentar la partida de mantenimiento edilicio.
 
Además de recorrer los despachos de todos los diputados y diputadas de la Legislatura para explicar su situación, las trabajadoras acercaron su preocupación por la creciente precarización a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires. El jueves pasado tuvieron una reunión con el Defensor del Pueblo Alejandro Amor y la directora del Centro de Atención de Niñez, Adolescencia, Género y Diversidad de la institución, María Elena Naddeo, quienes se comprometieron a interceder ante las autoridades del gobierno porteño. Además, la Defensoría hizo una evaluación de la situación y elaboró una “recomendación” que recoge la histórica falta de presupuesto asignado al área. El Programa de Asistencia a las Víctimas de la Violencia, el más importante de la DGMuj –explica el documento–, tiene este año un incremento de menos del 8 por ciento en su presupuesto (en 2016 el presupuesto previsto fue de 77.023.617 pesos frente a 71.836.885 ejecutados en 2015), mientras que el presupuesto total de la Ciudad aumentó más del 45 por ciento por encima del año anterior (ascendió a 129.785.252.925 pesos, frente a un ejecutado de 2015 de 89.457.327.490). Por otro lado, el presupuesto que el Poder Ejecutivo envía a la Legislatura para 2017 para ese mismo programa es de apenas 86.351.914 pesos.
 
Además, la Defensoría encomienda a la ministra de Hábitat y Desarrollo Humano que amplíe y fortalezca los equipos profesionales y no profesionales de los Centros Integrales de la Mujer (C.I.M.), entre otros dispositivos; que aumente el presupuesto para el área y que cumpla con la ley que obliga al Ejecutivo porteño a abrir al menos un CIM por comuna.
 
La ley 5466 fue votada en diciembre del año pasado. Establece que se deben ampliar los CIM a por lo menos uno por comuna “hasta cumplimentar el máximo de 1 (uno) cada 50.000 (cincuenta mil) mujeres por comuna”. Pero hasta el momento, no hay información sobre la apertura de esos centros y preocupan los indicios de que los nuevos CIM serían gestionados por organizaciones sociales.”Las políticas públicas para erradicar la violencia de género son responsabilidad indelegable del Estado y la ciudad debe cumplir su rol, sobre todo en esta problemática que tan sensible que un colectivo tiene sus derechos extremadamente vulnerados”, dijo Amor.

Comentarios (0)

Deje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Docencia

docencia-home

Prensa

prensa-home

Próximos Eventos

Sin eventos

me-converti-en-esa-madrebanner

 

Boletin

Suscribirse al Newsletter de Sonia Santoro